Entrevista a Paula Arango, de la franquicia La Ventana Natural

 

¿Qué hizo que te embarcases en tu proyecto de emprendimiento?

Mi situación laboral anterior a asumir esta franquicia fue ser empleada por cuenta ajena durante 15 años en una gran empresa. Tras ese tiempo, sin que ni mis conocimientos ni experiencia pareciesen contar, me vi en situación de desempleo.

Comencé a buscar trabajo, pero la situación para las mujeres mayores de cincuenta años es complicada. Fue entonces cuando empecé a valorar la posibilidad de emprender.

¿Cómo ha sido el proceso hasta la puesta en marcha de tu empresa?

Me acerqué en un primer momento a La Caixa para conocer opciones y me recomendaron visitar antes que nada el Servicio de asesoramiento a emprendedoras y empresarias de Fundación Mujeres para que me acompañaran en la elaboración del plan de empresa.

Llegué con una idea de negocio concreta pero abierta a todas las posibilidades. No había tenido contacto nunca antes con Fundaciones de este tipo y ha sido una buena idea. A través de diferentes asesorías a lo largo de cinco meses y aprovechando también los espacios de formación on-line como Activatenred, a través de los que aprendí especialmente la parte fiscal, me sentí no sólo apoyada técnicamente sino moralmente cuando creía que ya no iba a ser capaz.

 

¿Qué te gustaría decirle a otras mujeres que están valorando la posibilidad de crear su propia empresa?

Tras todo este proceso de acompañamiento e intermediación, el resultado ha sido poder emprender, poder reinventarme y se lo recomiendo a todas las mujeres, no sólo a las que se vean en la misma situación que yo, sino a mujeres de cualquier edad, porque estamos para inventar y crear.

 

Otras noticias