Entrevista a Paloma Ramos Mogollón

Después de un año con mi negocio puedo asegurar que todo llega, sólo hay que ser pacientes y luchar

Mi nombre es Paloma Ramos Mogollón, soy graduada en nutrición y dietética por la Universidad Complutense de Madrid, desde hace un año tengo mi propia consulta de nutrición y dietética en Navalmoral de la Mata.  Tengo como objetivo principal ayudar a las personas a ver la alimentación como algo de lo que se pueden disfrutar y no sólo como una vía para ganar o perder peso. Me apasiona mi trabajo y me siento agradecida por la oportunidad de poder ayudar a las personas a mejorar su calidad de vida a través de una alimentación balanceada y consciente.

 ¿Qué te motivó a la puesta en marcha de tu empresa?

Más que una motivación fue verme en la situación de un callejón sin salida, tras haber acabado mis estudios estuve buscando trabajo en diferentes ciudades en mi sector durante meses, trascurrido ese tiempo y sin que nadie me hubiese llamado para una entrevista me di cuenta de que tenía dos opciones: trabajar de otra cosa diferente a la que había estudiado o si nadie me daba trabajo crear el mío propio. Teniendo en cuenta el tiempo que le había dedicado a prepararme académicamente y la pasión que sentía por mi profesión la segunda opción fue la que tomé. Hoy, mirando hacia atrás, agradezco aquella situación que en su momento parecía ser un callejón sin salida, pues me llevó a descubrir mi verdadero potencial como emprendedor.

¿Cuál es el nombre de tú empresa y a que se dedica?

El nombre de mi empresa es Mógora Nutrición y Dietética, formado por las iniciales de mis apellidos Mogo (Mogollón) y Ra (Ramos) en honor a mis abuelos. Mógora ofrece servicios de consulta en nutrición y dietética, donde como nutricionista y dietista, mi meta es contribuir a mejorar la salud de muchas personas a través de la alimentación.

 Todo negocio necesita diferenciarse del resto, ¿Cuál es la propuesta de valor de tu negocio? ¿Qué lo diferencia y hace destacar?

En el caso de mi negocio lo que busco que me diferencia del resto del sector es mi forma de trabajar, cambiando la metodología habitual basada en dietas monótonas y aburridas por menús personalizados y variados cuyo objetivo es realizar en el paciente un cambio a largo plazo en su alimentación y no solo momentáneo

Mi filosofía de trabajo se basa en la palabra dieta que es de origen griego, dayta, y que significa “régimen de vida”. Es  una visión más amplia de la nutrición, donde se tienen en cuenta todos los factores que pueden condicionar nuestra elección de alimentos, tales como el deporte, el trabajo, la vida social, el estrés, el sueño, etc.

En mi consulta, trabajo de forma personalizada con cada uno de mis clientes, teniendo en cuenta sus gustos, necesidades y estilo de vida. Creo firmemente en que la alimentación es una parte fundamental para mantener un equilibrio en nuestra salud y bienestar.

Además de asesorar sobre hábitos alimenticios saludables, también me gusta compartir recetas creativas y deliciosas que demuestran que comer bien no tiene por qué ser aburrido. Creo que disfrutar de la comida es clave para mantener una relación positiva con la alimentación y con nuestro propio cuerpo.

Tu actividad está enfocada a generar una mejora en el bienestar de las personas, ¿Cómo lo consigues? ¿Cuál es tu mejor estrategia para conseguirlo?

Parece algo obvio o sencillo, pero a menudo lo pasamos por alto: escuchar al paciente es crucial. De esta manera, entendemos qué los ha llevado a su situación actual o qué los ha impulsado a cambiar su alimentación, tratar una enfermedad, etc. Con esta información, podremos brindar un enfoque más humano y personalizado a cada paciente. No sé trata de imponer comidas sino de enseñar como usar la alimentación es nuestro beneficio, para ello me baso en la educación nutricional desmintiendo mitos y dando información sobre como alimentarnos de forma más saludable

Emprender genera mucha incertidumbre, sobre todo en la primera fase, ¿Cómo has hecho para manejarla?

Pues en este caso tengo que estar muy agradecida a mi familia, que eran los que me animaban y me impulsaban a tener la ilusión por seguir con el proyecto cuándo aparecían problemas o cuándo la incertidumbre era demasiada. Sin ellos hubiera sido mucho más complicado lograr esto que tengo ahora.

Tras la experiencia de la puesta en marcha de tu proyecto, ¿Qué consejos les darías a las emprendedoras que están comenzando sus propios negocios?

Paciencia, creo que ese puede ser el mejor consejo. Cuando empezamos algo nuevo no sabemos cómo va a ir y a veces tenemos unas expectativas poco realistas, de tal forma que cuándo no se llega a ellas rápidamente nos desanimamos, por eso la paciencia tiene que ser la base para no rendirnos. Después de un año con mi negocio puedo asegurar que todo llega, sólo hay que ser pacientes y luchar por ello. Con el tiempo, los objetivos se cumplen.

¿Qué destacarías del papel de Fundación Mujeres en el acompañamiento a emprendedoras y empresarias?

Pues destacaría la tranquilidad que transmiten, cuando los nervios y la incertidumbre están a la orden del día, ellas siempre están dispuestas a ayudar, a guiarte y a resolver las dudas que te van surgiendo. Son un importante apoyo para las emprendedoras y tenemos que estar muy agradecidas de tener acceso a la continua formación que nos ofrecen y el constante apoyo que brindan. Su dedicación y profesionalismo son admirables, y su compromiso con el crecimiento y éxito de las emprendedoras es verdaderamente invaluable. Nos brindan las herramientas necesarias para enfrentar los desafíos del mundo empresarial y nos impulsan a alcanzar nuestras metas. ¡Son un pilar fundamental en nuestro camino hacia el éxito!

Si quieres saber más acerca del proyecto:

Esta actividad se desarrolla en el marco del proyecto Empoderamiento e Igualdad para el Emprendimiento financiado por el Ministerio de Derechos Sociales, Consumo y Agenda 2030

Otras noticias